ECONOMÍA BIEN COMÚN, una alternativa económica real

PP o PSOE, republicanos o demócratas, Real Madrid o Barcelona, Coca-Cola o Pepsi, carne o pescado, capitalismo o comunismo. Bipartidismos, oligopolios o lobbies llevan acaparando la práctica totalidad del pastel desde tiempos ancestrales. Una vigilancia de los recursos y sus réditos que, evidentemente, permanece vigente… pero no intacta. El incremento de  la universalidad en el acceso a las comunicaciones, a la información y a la tecnología, sobre todo, han permitido la apertura de terceras vías que buscan soluciones intermedias, descartadas por el común de los mortales que permanecían absortos por la insistencia de los mensajes ejercidos y extendidos durante años desde estos centros de poder.

Si bien siempre han existido diversos focos de sublevación contra este adueñamiento, normalmente su condición dispersa, fugaz e inconstante las ha relegado, en su mayoría, a un estado de insignificancia frente a los gigantes de la industria, política, etcétera. “Divide et impera”, reza el dicho popular atribuido a menudo a Julio César; “divide y vencerás”. Sin embargo, en los últimos tiempos se aprecian brotes de colaboracionismo que amenazan esta detentación de poder. Uno de ellos pretende alterar la ciencia que gobierna nuestras vidas, la economía. Se trata de la Economía del Bien Común. Constituida ya en un movimiento reconocido y global, la EBC se escribe con mayúsculas y tiene siglas. Su crecimiento es constante pero sostenible, como apuntan sus principios, pero amenazador para esos jerifaltes de diversos sectores y esperanzador para gran parte de la ciudadanía.

Cristian Felber es el fundador e ideólogo del movimiento. Profesor de economía en la universidad de Viena aunque licenciado en Filología Hispánica, Felber es el máximo responsable de este proyecto universal que busca implantar un modelo alternativo al capitalismo y al consumismo.  Un nuevo orden económico, cuyo objetivo, según su propia web, es el de “crear un marco legal vinculante para la creación de valores de orientación empresarial y particular hacia el Bien Común, que dé incentivos a sus participantes”.

Esta tendencia se apoya en diez principios que inciden en su origen y proyección ética y sostenible, aplicables asimismo a las vertientes social, económica y política. Existen también, unos valores en los que se sustentan -confianza, cooperación, aprecio, democracia y solidaridad- y demás criterios de una mayor concreción por los que las empresas pueden auditarse de manera voluntaria que conforman el llamado Balance del Bien Común.

Un movimiento creciente, universal, aliado con círculos de intereses similares como la Banca Ética y organizado en subgrupos locales que denominan campos de energía. En definitiva, una alternativa económica, sostenible y constante en su difusión que, más allá de premiar a unos pocos, persigue, como queda claro por su denominación, el bien de todos.

http://economia-del-bien-comun.org/es

http://www.christian-felber.at/

http://es.wikipedia.org/wiki/Christian_Felber

Bibliografía: Nuevos valores para la economía (Deuticke, 2008), por Christian Felber

Anuncios

2 comments

  1. valen · febrero 25, 2015

    una idea muy bonita pero alejada de la realidad. Casi nadie esta dispuesto a renunciar a nuestro modo de vida basado en el consumo.

    Me gusta

    • kolokvo · marzo 30, 2015

      No es una idea, Valen. Es una realidad. Un modelo económico alternativo seguido por muchas empresas hoy en día.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s